Devocionales

 

 

DOMINAR EL APETITO

2020-09-19 Por: Pr. Juan Estrada 36

“Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre este ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación” Juan 6: 27 NVI.

El primer pecado de la humanidad fue satisfacer el apetito, Satanás indujo a la mujer a pecar a través de algo tan simple como la alimentación. Tras un ayuno de cuarenta días, Satanás tienta a Jesucristo con el apetito, repitiendo el mismo plan del principio; pero la respuesta de Jesús fue: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4: 4).

El Señor conoce nuestras necesidades; “…no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.” (Lucas 12: 29-30). Él conoce nuestra necesidad y esta no debe sobrepasarnos, debemos aprender a tener control sobre nuestro apetito, antes bien ponle un cuchillo a tu garganta. No permitas que el apetito te cause la ruina y sobre todo que te aleje del Señor, porque los que sean esclavos del apetito, no podrán perfeccionar su carácter.

No complazcas a la tentación del apetito, ante todo …buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas” (Lucas 12: 31), según la medida correcta y proporcional que Dios considera necesaria para alimentarnos correctamente. Es más importante la alimentación espiritual que la carnal. No permitas que la primera tentación te aleje del Señor, ante todo recuerda: no solo vivimos con el pan físico, sino con la alimentación que nos da el Señor, que es sana y fortalece el alma; así podremos ir perfeccionando el carácter para los últimos días.

 Que tu oración este día sea: Amado Dios, gracias porque tú me ayudas a no caer en el pecado del apetito, no permitas que ni la ansiedad y el estrés me obliguen a caer en la tentación, ante todo fortaléceme espiritual y mentalmente, te lo pido en el nombre de Jesús, Amen.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS