Devocionales

 

 

ESTOY PROTEGIDO

2020-08-04 Por: Pr. Juan Estrada 20

“No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno” (Juan 17: 15 NVI).

Desde que el pecado entró a nuestro mundo, hemos tenido que convivir con el, con el tiempo se ha arraigado en el corazón de la humanidad, que el Señor “se arrepintió de haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón” (Génesis 6: 6). Jesús mismo “no necesitaba que nadie le informara nada acerca de los demás, pues él conocía el interior del ser humano” (Juan 2: 25 NVI). El interior del hombre y de la mujer sólo albergan una continua práctica al pecado.

A pesar de nuestra condición pecaminosa, Dios pago un alto precio para rescatar a la humanidad del pecado, de tal manera que nos dio una segunda oportunidad, nos permitió morir al yo, puesto que “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí” (Gálatas 2: 20); a través de este sacrificio personal, tenemos la oportunidad de volver al Señor.

A pesar de que nos ha tocado vivir en un mundo de pecado, el Señor no quiere que nos alejemos del mundo, pues quiere que seamos luz para los que están en las tinieblas. La oración de Jesús fue clara, Él le pidió a su Padre, que seamos protegidos del maligno. Si tan solo nuestros ojos fueran abiertos un momento, como hizo el Señor con Giezi el criado de Eliseo, veríamos la constante lucha que enfrentan las huestes celestiales con las huestes del mal, para protegernos, de tal manera que se cumpla la petición del Señor a su Padre.

 Que tu oración este día sea: Querido Señor, gracias a ti estoy constantemente protegido del mal, gracias porque mi corazón ya no puede albergar al pecado, sino que sólo te alberga a ti. Te agradezco estas bendiciones en el nombre de Jesús, Amén.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS