Devocionales

 

 

SOMOS CARTAS DE CRISTO

2019-12-06 Por: Pr. Allan Machado 20

“Siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón”. (2 Corintios 3: 3)

 

James Hudson Taylor (1832-1905), cristiano protestante nacido en Inglaterra. Misionero en la China por más de 50 años. Fue el fundador de la Misión al Interior del territorio en ese extenso país. Esta sociedad trajo más de 800 misioneros a la China e instituyó 125 escuelas responsables en 18,000 conversos. Establecieron más de 300 estaciones de trabajo misionero con más de 500 voluntarios en las 18 provincias del país.

Años atrás, el gobierno comunista de China comisionó a un escritor para que reescribiera la historia de Taylor con el propósito de distorsionar los hechos y desprestigiarlo manchando su testimonio como cristiano. La agenda era desacreditar al consagrado misionero del evangelio. Es escritor comenzó a realizar la investigación, pero a medida que avanzaba en la compilación de datos se impresionaba cada vez más por la vida santa y el carácter cristiano del misionero. Desconcertado por esta realidad, encontró que era extremadamente difícil llevar a cabo su tarea con conciencia limpia. Eventualmente, a riesgo de su propia vida, abandonó el proyecto, renunció a su ateísmo, y aceptó a Jesús como su Salvador personal. Indiscutiblemente, Hudson Taylor continúa siendo una carta viviente inclusive después de su muerte en el 1905.

Una característica distintiva del cristiano que vive bajo la influencia del Espíritu Santo es la capacidad de ser una carta de Cristo dirigida al mundo que perece en las tinieblas del pecado: “sois carta de Cristo”. Jesús quiere convertir nuestras vidas en “cartas que caminan y hablan”. Él quiere que nos convirtamos en sus palabras y acciones, y que otros puedan leernos en la forma que llevamos nuestras responsabilidades cotidianas. Mientras otros nos observan, ellos pueden aprender de la verdad y el amor de nuestro Señor, a medida que Él continúa trabajando en nuestras vidas. Puede que pienses que esto es un desafío inmenso; sin embargo, el Señor declara que este proceso es real en aquellos que nos rodean: “Siendo manifiesto (esto es, ‘claramente reconocidos’) cartas de Cristo”.

El convertirnos en cartas de Cristo es algo que Dios realiza en nosotros pues no podemos hacerlo por nosotros mismos. Reconocemos que nos involucramos en el proceso cuando nos entregamos humildemente a la obra que Dios quiere realizar en nosotros y a través de nosotros. Pablo explica que, somos cartas escritas no con “tinta sino con el Espíritu del Dios vivo.” El Espíritu Santo está trabajando y escribiendo en nosotros las cartas que han de ser leídas por los que nos rodean.

Notemos donde Dios está escribiendo estas cartas: “no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.” Las leyes del Viejo Pacto fueron escritas en tablas de piedra. El mensaje de gracia del Nuevo Pacto es escrito en el corazón de aquellos que caminan en humildad y sumisión a la voluntad de Dios. La transformación se realiza desde adentro hacia fuera, Jesús escribe en el corazón, haciéndonos cartas dignas de ser leídas en su nombre.

Que tu oración este día sea: Querido Padre Celestial, humildemente admito que necesito cada vez más ser cambiado en una carta viva que te represente doquiera esté. Muchas veces aquellos que me leen pueden verme solamente a mí. Te suplico que escribas el carácter de Jesús en mi corazón de manera que otros puedan verle a Él en mí diario caminar. Amén.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS