Devocionales

 

 

DISCIPLINA ESPIRITUAL

2019-11-29 Por: Pr. Ismael Castillo 14

“Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra” (2ª crónicas 7: 14).

El desarrollo espiritual no se consigue con esfuerzos aislados, sino mediante la entrega diaria y la disciplina. Estas son algunas de las principales disciplinas espirituales que te facilitaran la comunión con Cristo.

Meditación. No la falsa de meditación que busca tener la mente en blanco, sino la que se genera a partir de las promesas de Dios, de atesorarlas en la mente y de aplicarlas a todas tus actividades cotidianas.

Oración.  Es <<el alimento del alma>>, un canal abierto hacia Dios mediante el cual le muestra el corazón a tu Padre celestial, como un amigo.

Estudio de la Biblia. Escudriñarla, no con el fin de acumular conocimiento e información, sino, con el propósito primordial de descubrir la orientación divina para los problemas y desafíos de la vida diaria.

Ayuno. Es importante cuidar de no recargar el sistema digestivo a fin de tener una mente alerta para comprender la voluntad de Dios. Cuanto más frugal y sencilla es tu alimentación, mas salud física, mayor claridad mental y mejor percepción espiritual consigues.

Simplicidad. No te compliques más la vida de lo que ya es ella por sí misma. La publicidad, la directa, y sobre todo la <<subliminal>>, provoca una serie de insatisfacciones que supuestamente se satisfacen a través del materialismo. Mantener una vida simple demanda una verdadera disciplina.

Sumisión. No resulta nada fácil, para nuestra naturaleza egoísta y orgullosa, someterse a la voluntad de Dios. Sin embargo, es vital aceptar y obedecer a Dios a medida que la luz de su verdad ilumina tu vida.

Servicio. Es el filtro maestro que prueba nuestra relación vertical con Dios, se manifiesta en mantenerse flexible a las necesidades de los demás y desarrollar el espíritu de generosidad, es el espíritu del cielo.

<<En medio de los peligros de estos últimos días, la única seguridad para la juventud está en la vigilancia y la oración siempre creciente>>

MJ 245. (Devocional: ¡Libérate! Brinda lo mejor de ti, 2010, p. 70)




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS