Devocionales

 

 

VOLVER A LA ARMONÍA ORIGINAL

2019-08-23 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 13

“Instruye al niño en su camino, aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22: 6).

El gran propósito de toda la educación y disciplina de la vida, es volver al hombre a la armonía con Dios; elevar y ennoblecer de tal manera su naturaleza moral, que pueda volver a reflejar la imagen de su creador. ¿En qué consiste la educación?

Educar no es instruir y mucho menos adiestrar; la instrucción por lo general se remite al cúmulo de conocimientos que necesita una persona para el desarrollo de su cultura intelectual; esta se realiza a través de los libros, los profesores o tutores. Hay muchos intelectuales y gente muy instruida, pero con pésima educación; pueden ser groseros, sin modales y sin ningún tacto. Definitivamente instruir no es educar. El adiestramiento es lograr una conducta aprendida a través de estimulación de recompensa o castigo. En este sentido es domar, amansar o condicionar.

La educación de los niños, en el hogar y en la escuela, no debe ser como el adiestramiento de los animales; porque los niños tienen una voluntad inteligente, que debe ser dirigida a fin de que controle todas sus facultades. A la mente humana se le debe enseñar el dominio propio. Se le debe educar para que rija al ser humano (CM p. 74).

Recuerda que el gran propósito de toda la educación y disciplina, es volver al hombre a la armonía con Dios.

Que tu oración este día sea: Amante Señor, ayúdanos a poder volver a reflejar tu imagen creadora en los más pequeños, en el dulce nombre de tu amado Hijo Cristo Jesús, amén.

Extraído del folleto: “Principios básico de la educación cristiana” del mismo autor.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS