Devocionales

 

 

BENDICE, ALMA MÍA A JEHOVA

2015-12-31 Por: Pr. Allan Machado

Bendice, alma mía a Jehova; y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias, el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila. (Salmo 103: 1-5)

Nos encontramos en las horas finales de este año. Estoy seguro que tenemos muchas razones para celebrar. Habrá reuniones familiares y de amigos que buscan compartir juntos los últimos momentos del 2015. Habrá música y besos a media noche. Ya preparan la Súper Bola de Año Nuevo en Times Square, New York, para la cuenta regresiva. Habrá gritos y aplausos y alegría… el mundo se prepara para recibir el año nuevo

Y mientras nos preparamos instintivamente para un nuevo comienzo, tomemos algunos minutos para reflexionar en las incontables bendiciones que hemos recibido de Dios y que injustificablemente pasamos por alto. La mayoría de nosotros y nuestra familia ha disfrutado de buena salud. Tenemos un techo sobre nuestras cabezas, comida en nuestras mesas, transporte, y muchas cosas que para nuestros viejos eran ilusiones y sueños.

Sin embargo, no debemos olvidar que hay muchos que viven momentos difíciles, solitarios, tristes y desesperanzados. Tristemente existen muchos a nuestro alrededor que viven sin fe, sin esperanza, sin ilusiones, con desafíos financieros, problemas familiares, separación y sufriendo la pérdida de un ser querido. Recordemos a estas personas, pueden ser parte de nuestra congregación, vecindario o familia.

El fin de año no es un punto final, es más bien una coma, una simple pausa. Aprovechemos la pausa, hagamos un pequeño intervalo para recordar las bendiciones de Dios en nuestro favor, y también para recordar a aquellos que necesitan de nuestras oraciones.

Que tu oración este día sea: Señor, gracias por tu amor y cuidado constante. Mi alma te bendice porque he visto tu mano guiando mi vida a través de todo este año. Perdona nuestras faltas e imperfecciones. En muchos casos hubiéramos podido hacerlo mejor, pero tú sabes que hicimos lo mejor que pudimos. Gracias por darnos la oportunidad de servirte y nunca quites de nosotros tu Santa Presencia, Amén.

Feliz Año Nuevo.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS