Devocionales

 

 

AMOR INCONDICIONAL DE DIOS

2016-01-01 Por: Martha García

“Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas; Porque ha inclinado a mí su oído, por tanto, le invocaré en todos mis días” Salmos 116: 1-2

Qué difícil es cuando  transitas por la vida confiando en tus propias fuerzas.  Hoy quiero compartir contigo la historia de Kerry y dice: En los momentos más  nublados de mi vida, he podido experimentar  la paz y la fuerza, tanto física como emocional que mí ser necesita, y que solo Dios puede darme. He podido reír, aun en medio del dolor, y le agradezco a Dios por eso, y también porque ha puesto en mi camino, amigos  que me bendicen con sus oraciones y aliento.

Las cosas cambian, los planes fallan, ¿quién no ha experimentado buscar cariño y comprensión y no lo ha encontrado?.  Llega la tormenta, la esperanza se pierde,  el caminar  es duro, y el continuar se hace difícil, no te sientes seguro.  Cuando las cosas parecen más obscuras,  recuerdo… que está pronto un nuevo amanecer, el Sol de Justicia me iluminará, Jesús siempre a mi lado está. Su amor  nunca cambiará,  su Palabra me dice Bendito el hombre que confía en Jehová,  solo en él la seguridad está. Dios es fiel, el siempre me amará. Oro y estoy segura que Dios  ha escuchado mi voz y mis súplicas.

El tiempo vuela, el camino hacia la cima es duro, pero Cristo siempre a mi lado está, su  Amor me hace fuerte, la seguridad solo Dios la da. Su palabra me dice: “…Confiad en Jehová, El es vuestra ayuda y vuestro auxilio. Aumentará Jehová bendición sobre vosotros; y sobre vuestros hijos” (Salmos 115: 11 y 14)

La fe me da el valor de enfrentar el presente con la confianza de que no estoy sola, el futuro me da la esperanza de que todo lo que hagas será dirigido por Dios. No tengo miedo de poner en las manos de Dios mi vida, porque he aprendido a depender de él. (Kerry)

Querido amigo, ¿Estas pasando por algún momento difícil en la vida? Hoy te invito a que entregues tu vida a Jesús, y que sientas el gran amor que él  tiene por ti, que como Kerry, sientas la confianza de que todo lo puedes en Cristo, porque él te dará la fuerza para enfrentar lo que venga.

Que este día tu oración sea: Querido Padre Celestial, hoy quiero entregarte mi vida, permite que mi fe crezca, y que aprenda a depender de ti, se que tu oído está presto a escuchar mis palabras y mis súplicas, tu sabes que te necesito, en el nombre de Jesús, Amén

 

Que Dios te bendiga

Martha García




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS