Salud del cuerpo

 

 

EL BUEN DESCANSO 4

2021-08-21 Por: Autorización de Fundación Vivo Sano 45

Sería un ejercicio interesante, dar una vuelta por la casa con ojo crítico.

 

Luego está lo que no se ve, como el cableado de la instalación eléctrica que discurre por tubos dentro de las tabiquerías. Por extraño que parezca, suele tratarse de la principal fuente de exposición electromagnética durante la noche. A pesar de estar las luces de la habitación apagadas, el circuito eléctrico puede encontrarse en carga y dispersar campos eléctricos al ambiente saturando nuestros niveles eléctricos corporales por estar cerca de la fuente. Estos campos eléctricos pulsan en frecuencia de cincuenta hercios, interrumpiendo la normal actividad de la glándula pineal. Además, la exposición a los campos eléctricos alternos, estimula la secreción de cortisol, así que, sin melatonina y con cortisol, la noche de insomnio está servida.

 

No olvidemos las fuentes de emisión de los dispositivos inalámbricos, hay dormitorios en los que además de contar con buenas almohadas, también hay teléfono inalámbrico y routers Wifi a menos de dos metros del cabecero de la cama. Igual nosotros no, pero la glándula pineal, las suprarrenales y otros sistemas influenciables por las fuerzas electromagnéticas lo saben, así que abrirán y cerrarán grifos hormonales que no te dejarán dormir.

 

Luego están las distorsiones del campo geofísico local, producidas por acontecimientos geológicos, las estructuras del edificio o ese cabecero tan original, realizado con la barandilla de un balcón de hierro fundido de finales del siglo XIX, que, además, tiene una permeabilidad magnética impresionante. Vamos, cosas que he visto.

 

Para este caso también vale la bañera de hierro fundido del otro lado del cabecero de la cama o el pilar de hormigón armado que cae justo al lado izquierdo de la cabecera de la cama.

 

Un campo geomagnético retorcido por la polaridad de los materiales ferromagnéticos cercanos al cabecero de la cama, también sabe hacerle señales a la glándula pineal.

 

En ocasiones, las fuentes de emisiones electromagnéticas se encuentran en la casa del vecino, o forman parte de las instalaciones técnicas con función pública, como las líneas de suministro eléctrico, alumbrado público, transformadores urbanos o antenas de telefonía móvil.

 

Por casos como este, y teniendo en cuenta que no somos expertos en la materia, si después de haber puesto en práctica la mayoría de los requisitos que impone Morfeo para llegar a su mundo, no logramos ni siquiera el visado para pasar en su reino una sola noche, mejor sería contar con la atención de un analista en salud geoambiental, quien dispondrá de los medios y conocimientos precisos para alumbrar las causas, si las hubiera, y buscar la solución más adecuada al problema ambiental específico.

 

Y para finalizar, un factor para nada invisible a los sentidos, el ruido presente en el dormitorio. Poco hay que decir de este factor, con ruido no se descansa, pero igual con sonidos, sí. Disfrutar de cierto silencio o, mejor aún, encontrarse envueltos en sonidos naturales típicamente nocturnos, como el canto de grillos y ranitas, el sonido del agua y la lluvia, el susurro del aire en las hojas de los árboles, etc., es muy confortable. Se trata de los sonidos nocturnos junto a los que hemos evolucionado durante millones de años, si los oíamos todo iba bien y se producía melatonina.

 

Ahora, cuando de repente se silenciaban los cantos nocturnos, igual era el momento de que el cortisol se pusiese a trabajar y nos despertase con objeto de seguir manteniéndonos vivos.

 

Ahora bien, muy diferentes son los ruidos artificiales, como los zumbidos producidos por la actividad de los electrodomésticos, chirridos de mecanismos, tráfico nocturno, ruidos repentinos o por los bajos de la verbena de las fiestas locales dando la maza. Si estos ruidos activan los mecanismos de estrés, se producirá cortisol.

 

FERNANDO PÉREZ FERNÁNDEZ. Vicepresidente de la Fundación para la Salud Geoambiental

 

vivosano.org/el-buen-descanso-la-influencia-del-ambiente-en-la-calidad-del-sueno-y-la-salud/ 




Autor
Autorización de Fundación Vivo Sano

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS