Salud del cuerpo

 

 

EL MANANTIAL DE LA VIDA

2016-07-02 Por: Carolina Raquel Godines Fragoso 9

“Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida” (Proverbios 4:23, BLA)

Las enfermedades cardiovasculares se han convertido en la primera causa de muerte en muchos países. Uno de los factores más importante en la aparición de dichas enfermedades es la alimentación inadecuada.

Por ejemplo, el consumo excesivo de grasas saturadas puede causar que las arterias se estrechen; situación que puede degenerar en arterosclerosis, hipertensión e hipercolesterolemia y que, con el tiempo, puede impactar al propio corazón.

De allí la importancia de consumir alimentos y plantas que no sólo eviten la aparición de este tipo de enfermedades sino también que le permitan al corazón su fortalecimiento.

El 29 de septiembre es el día mundial del corazón. La World Heart Federation (WHF) estableció este día con el fin de concientizar  sobre las enfermedades cardiovasculares y promover medidas preventivas.

Existen 4 reglas fundamentales en lo que respecta a prevención de enfermedades cardiovasculares:

Llevar una buena alimentación, siempre que contenga abundantes frutas y verduras, se puede incluir carne si es de res, pero de preferencia si a caso una vez por semana y que sean cortes magros (cuete, lomo, bola, aguayón, pulpa).  Reducir  tanto como sea posible la ingesta de sodio, evitar las grasas saturadas (piel de pollo, mantequilla, crema, helados, flanes). No consumir grasas trans (margarinas, pan, galletitas dulces, saladas y dietéticas, papas fritas de paquete, pasteles)

Realizar ejercicio y actividad física al menos una hora por día, lo ideal es caminar en forma regular de 30 a 40 minutos.  Debemos mantener un ritmo que le permita percibir el esfuerzo respiratorio y transpiración moderada. No se trata de correr si no se tienen la preparación, ni de parar en cada esquina a platicar con los vecinos. Muchos quieren hacer en tres semanas lo que no han hecho en todo un año, lo cierto es que se debe iniciar en forma progresiva, siempre de menos a más e hidratándose constantemente.

Controlar factores psicosociales (depresión, hostilidad, aislamiento social, dificultades para relacionarse física y emocionalmente, problemas familiares, laborales y otros) algunos indicios que nos ayudan a identificar si padecemos alguno de estos factores psicológicos pueden ser los dolores musculares, dificultades para dormir, compulsiones de fumar, beber y/o comer, cambios de carácter. Para ayudar a controlar estos factores, siempre es bueno recurrir a la ayuda de especialistas y terapias de apoyo. Sin embargo, la mejor opción es entregarnos en las manos del Creador y dejar que él lleve todas esas cargas, nos ha prometido darnos paz en tiempo de dificultad.

Adoptar buenos hábitos de vida, entre ellos el sueño, pues siempre es mejor descansar entre siete y ocho horas diarias, la disminución de horas de sueño aumenta el riesgo de sufrir hipertensión arterial. Ninguna cantidad de alcohol es segura ni buena, Dios no se equivoca, él nos ha mandado a apartarnos del vino y las bebidas embriagantes pues nublan nuestro pensamiento y dañan nuestro cuerpo. Siempre será malo fumar, lo mismo pasa con las sustancias tóxicas. Evitémoslas por completo.

Entre otros, existen 10 alimentos cardioprotectores

    1.- Vegetales y frutas, pues contienen grandes cantidades de fitoquímicos que protegen al corazón y previenen ciertos tipos de cáncer.

   2.- Alimentos con Omega 3, son grasas “buenas” de origen animal  o vegetal que reducen los triglicéridos, previenen la hipertensión arterial, previenen accidentes cerebrovasculares, la semilla de chía es una rica fuente de Omega3.

    3.- Salvado de avena, ayuda a reducir el colesterol total y el colesterol malo o de baja densidad LDL, dos cucharadas al día son una buena fuente de fibra soluble.

   4.- Aceite de Oliva y Canola, son ricos en Omega 9 que reducen el colesterol malo sin disminuir el colesterol bueno.

    5.- Frijol de soya, comerlo dos veces por semana contribuye a la disminución del colesterol LDL.

   6.- Té verde, neutraliza los radicales libres, disminuyendo ciertos tipos de cáncer y sus compuestos reducen el riesgo de enfermedades cardiacas.

  7.- Cereales integrales, incorporados en el desayuno o la cena, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

    8.- Cebollas, ajo y poro para disminuir el colesterol LDL.

    9.- Coliflor, brócoli y col, ayudan a mantener el sistema inmunológico saludable y a reducir el colesterol LDL.

    10.- Vitamina C, que podemos encontrar en fuentes naturales como cítricos, kiwi, fresa y espinaca.

La base de una buena salud es la educación, de ahí se deriva todo lo demás, recordemos que entre más temprano eduquemos a nuestra familia en especial a nuestros niños, en el futuro tendremos adultos sanos.

Bendiciones.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS