Error: SELECT COUNT(idpost) as total FROM posts WHERE poststat = 'A' and idsection = AND schedstart <= '2019-12-06 03:02:26'

 

 

Devocionales

 

 

UN CANTO PARA DIOS

2019-07-26 Por: Pr. Ismael Castillo 21

Aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡me alegraré en Dios, mi libertador! El Señor omnipotente es mi fuerza; da a mis pies la ligereza de una gacela y me hace caminar por las alturas” (Habacuc 3: 18-19 NVI).

¿Alguna vez pensaste que en el libro de Habacuc podrías encontrar una promesa tan hermosa? ¿Cuántas veces has leído este libro? El libro del profeta Habacuc es un tanto desconocido para muchos, jóvenes y adultos. ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste una predicación basada en Habacuc? Quizá el texto más conocido de este libro lo has visto escrito en la pared de una iglesia <<El Señor está en su santo templo, ¡guarde toda la tierra silencio en su presencia!>> (Habacuc 2: 20).

¿Por qué no lees como comienza Habacuc su presentación? Después de su introducción en el primer versículo del libro, el profeta presenta su gran inquietud: << ¿Hasta cuándo, ¿Señor, he de pedirte ayuda sin que tú me escuches? >> (1: 2). Eso no es nada. ¿Qué te parece el atrevimiento del profeta en el versículo 13? <<Son tan puros tus ojos que no puedes ver el mal; no te es posible contemplar el sufrimiento. ¿Por qué entonces toleras a los traidores? ¿Por qué guardas silencio mientras los impíos se tragan a los justos?>>. Reivindicativo ¿eh? Y desesperado, yo diría que incluso suena a acusación, pero ¡contra Dios!

En el marco del gran conflicto en que vivimos, los tiroteos nos alcanzan y nos desesperamos, queremos la intervención de Dios para que nada nos lastime. Ni los accidentes, ni las enfermedades, ni las rebeliones, ni las desilusiones. Nos olvidamos que nos hallamos en plena guerra, que nos movemos en territorio enemigo, que nos toca andar por un campo <<minado>>.

En las respuestas de Dios hay verdaderas joyas del pensamiento bíblico: <<Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá […] pero el justo vivirá por la fe>>. <<Porque así como las aguas cubren los mares, así también se llenará la tierra del conocimiento de la gloria del Señor>> (Habacuc 2: 3,4). Y el profeta termina su breve libro con un canto. Lo inicio en plan reivindicativo, pero lo termina cantando. ¿No nos pasa muchas veces lo mismo? Dios es amante y está dispuesto a confirmar nuestra fe cuando enfrentamos las grandes luchas del conflicto entre el bien y el mal.

<<El hombre caído es el cautivo legítimo de Satanás. La misión de Jesucristo fue liberarlo de su poder>> MJ 49

(Devocional: ¡Libérate! Brinda lo mejor de ti, 2010, p. 87)




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS