Error: SELECT COUNT(idpost) as total FROM posts WHERE poststat = 'A' and idsection = AND schedstart <= '2020-01-26 18:32:22'

 

 

Devocionales

 

 

OBESIDAD ESPIRITUAL

2019-07-22 Por: Carolina Raquel Godines Fragoso 16

“Adora al Señor tu Dios, y Él bendecirá tu pan y tu agua. ´Yo apartaré de ustedes toda enfermedad” (Éxodo 23: 25 NVI)

La obesidad del cuerpo es uno de los mayores problemas a nivel mundial. Y es que comer es un gran placer. Lo malo es que no sabemos comer bien, le concedemos a nuestro paladar casi todo lo que se le antoja y otro poquito más. Y si a eso le sumamos nuestra falta de actividad física, no es de extrañarse que exista un alto índice de obesidad en el mundo. Escuchamos de muchos programas de salud que invitan a la gente a cuidar constantemente su peso y circunferencia abdominal, pues es bien sabido que la obesidad puede desencadenar otras enfermedades más severas. La ingesta de agua y la práctica del ejercicio son fundamentales para mitigar el problema. Hay formas de combatirla, el problema es que muchas veces no hay voluntad,  algunos de nuestros pretextos favoritos son: “No me gusta el agua. No tengo tiempo de hacer ejercicio”.

Lo mismo nos pasa en el ámbito espiritual. Acudimos a la iglesia los sábados y pasamos al menos 7 horas comiendo el pan espiritual. Quizá en nuestra casa durante la semana sigamos alimentándonos con  otras grandes porciones de ese pan de vida. Pero nos falta ejercitarnos, poner en práctica todo aquello que escuchamos y leemos. No nos gusta participar en los programas y actividades de la iglesia ni salir a predicar. Nos hace falta beber el agua de vida, que limpie nuestro camino y purifique nuestros corazones. Esto no pasará de forma automática.

Tenemos que cambiar de hábitos y esforzarnos por querer tener una mejor condición espiritual. Es necesario poner nuestra voluntad en las manos de Dios para alcanzar resultados extraordinarios. Cuando te decidas a poner tu espíritu en forma, todo mundo notará los cambios, serás una inspiración para otros y podrás compartirles el secreto.

Que tu oración este día sea: Señor, no queremos padecer mayores males, ayúdanos a combatir esta obesidad espiritual que entorpece nuestro deber. Modifica nuestros deseos y danos fuerza para cambiar nuestro modo de vida. En Jesús, amén.

Bendiciones




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS